Me llamo Lidia Boqué y hace casi un año aterricé en Australia dispuesta a iniciar una nueva etapa en mi vida.

Cansada de la situación en España, decidí salir de lo que hoy se conoce como zona de confort.

Renuncié a un trabajo, hice las maletas y empaqueté la ilusión y las ganas para empezar esta tan deseada aventura en Australia. Me lanzaba al vacío.

Los inicios, una nueva etapa en mi vida

Los comienzos son duros. No voy a negarlo.

Soledad, lejanía, incertidumbre y desorientación confabulan entorno a ti. Pero pasado ese mal trago, uno crece como persona. Uno se hace grande; uno lucha por lo que siempre le vino dado; uno aprende a sobrevivir y, ante todo, uno aprende a saber qué es lo que quiere y qué es lo que no quiere.

Nada resulta familiar aquí pero, paradójicamente, en esta nueva etapa en mi vida, es en los nuevos rostros sientes la cercanía y la comprensión digna de aquellos que te conocen.

Las mismas inquietudes y el mismo viaje te unen incomprensiblemente a ellos y, de repente, todo se vuelve conocido.

Los nuevos horizontes siguen abriéndose y las oportunidades siguen pasando frente a ti. La diferencia está en que ahora no las dejas escapar, te aferras a ellas sin pensártelo dos veces. Ya sabes lo que es duro y lo que no.

Vivir en Australia

Desde que puse mis pies en Australia he hecho de todo: de comercial, de lavaplatos, he limpiado escuelas, he trabajado en caterings, he dado clases de español, etc.

Ha habido días y trabajos más llevaderos que otros pero, al final, la paciencia y la perseverancia se ven compensadas.

Al inicio, no es cuestión de pagarse pequeños placeres sino de cubrir gastos (visados, cursos, seguros médicos, alquileres y un largo etcétera).

Muchos vieron este “salto” como un paso atrás en mi vida laboral o, más bien, una equivocación.

El tiempo pondrá nombre a esta aventura pero una cosa tengo clara y es que, si tuviera que volver decidir si quedarme o dejarlo todo e irme, volvería a tomar el mismo camino.

No existe lugar para el arrepentimiento puesto que si algo te asegura una experiencia como ésta es que vas a aprender y mucho.

Ahora miro atrás y todo el sufrimiento se ha convertido en orgullo. Las horas de trabajo en momentos de placer y la soledad en rostros de amistades que durarán para siempre.

Con estas pocas líneas sólo busco ayudar a decidirse a aquellos que todavía dudan.

Venga! Poned un nuevo rumbo en vuestra vida y dad el salto del cual pocos luego os arrepentiréis.

Si de primeras os parece duro, no desesperéis en el camino. Aguantad. Valdrá la pena. Os lo aseguro.

Vive tu propia experiencia en Australia

Lidia vivió la experiencia aussie y la pasó increíble, y tú puedes hacer lo mismo también. Todo lo que tienes que hacer es preparar tu maleta y escoger una de las increíbles experiencias que escogimos para ti y que puedes consultar en esta lista. ¡Dale un vistazo!