¿Has oído hablar del efecto Coriolis en Australia? En el siglo XIX el ingeniero y matemático francés Gaspard-Gustave Coriolis describió por primera vez un fenómeno que hace que supuestamente ciertas cosas en cada hemisferio del planeta funcionen de modo opuesto. Por eso, Australia es el país predilecto para tomarlo de ejemplo como las antípodas de los países del norte, especialmente de Estados Unidos. Sigue leyendo y aprende un poco más del Efecto Coriolis en Australia.

¿Qué es el efecto Coriolis?

Qué es el efecto Coriolis

¿Sabes por qué los huracanes giran en sentido contrario en Australia que en Norteamérica? ¿Es cierto que los retretes allá giran en sentido opuesto a como lo hacen en el resto del mundo debido al efecto Coriolis?

Si tenemos que explicarlo en palabras simples, se trata de un fenómeno físico que se origina cuando un cuerpo se mueve sobre otro en rotación, como el planeta, por ejemplo. Este efecto, provocado por los movimientos que la Tierra realiza de forma constante (traslación y rotación), altera las trayectorias de cualquier masa que gire alrededor de un mismo punto. Esto puede aplicarse a las nubes girando en torno al ojo de un huracán, como también a la trayectoria de una bala de cañón. Este artículo te lo explica mucho más detallado y sencillo, pues nosotros no somos físicos, pero hicimos lo que pudimos.

Curiosidades del efecto Coriolis en Australia

Efecto Coriolis en Australia

Como ya te dijimos, Australia es el país más representativo del hemisferio sur cuando se trata del efecto Coriolis. Es más, hasta Los Simpson ya hablaron de esto. El capítulo 16 de la sexta temporada empieza con una discusión entre Bart y Lisa sobre la dirección en que corre el agua del lavabo. Si no lo viste, no te spoileamos más, pero te recomendamos verla para ilustrártelo mejor, pues justamente es eso lo que da pie al confilcto en la trama del episodio y tiene un nombre, que ya habrás adivinado cuál es. Por cierto, el capítulo se titula «Bart contra Australia».

Cuando varias partículas de agua sufren la acción de las fuerzas, comienzan a generarse un giro en sentido horario o antihorario. Esto dependerá, como ya hemos visto, del hemisferio en el que nos encontremos.

Si nos encontramos en el hemisferio norte, las partículas de la mitad superior contarán con menor velocidad lineal, por lo que se retrasarán y se generará un giro en sentido anti-horario. En cambio, si nos encontramos en el hemisferio sur, las partículas de la mitad superior contarán con mayor velocidad lineal, por lo que se adelantarán y generarán un giro en sentido horario.

Si la curiosidad es una de tus virtudes y quieres irte a Australia a comprobarlo, dar rienda suelta a tu espíritu investigador, aventurero y aprovechar tu estadía, dale un vistazo a estas experiencias que te van a fascinar.

Un ejemplo sencillo

Trayectoria de aviones

Imagina que viajas en avión desde el norte, de Japón hasta Australia. Como estás yendo hacia el sur y la Tierra es (más o menos) una esfera, según vas avanzando te estás alejando del eje de giro (que es la línea recta que une ambos polos por el interior de la Tierra). De modo que tu trayectoria, medida desde la Tierra, es una curva, y si no tienes cuidado no acabas donde querías llegar.

Obviamente, esto se produce en sentido inverso si el avión va de sur a norte, del Caribe a Canadá, por ejemplo. Entonces ahí la trayectoria se desvía en una curva hacia el otro lado. De hecho, el efecto de Coriolis se tiene en cuenta para trazar las rutas de los aviones.

El efecto Coriolis en la historia

Primera Guerra Mundial

Durante la Primera Guerra Mundial, hubo más de un caso relacionado con el Efecto Coriolis. El ejército alemán apuntaba su artillería hacia Francia desde una distancia de 120km. De no haber tenido en cuenta la ecuación planteada por Gaspard-Gustav, las balas se habrían desviado unos 800m. Sin embargo algo distinto ocurría cuando, en la misma guerra, hubo un combate naval cerca de las Islas Malvinas (Argentina). Allí las tropas británicas apuntaban hacia los alemanes, pero los proyectiles se desviaban por más de 100 metros.

¿Qué ocurría? ¿Los británicos no conocían el efecto Coriolis? La cosa no iba por ahí. De Alemania a Francia no hubo problema, incluso los soldados siempre se entrenaron en el Hemisferio Norte. Pero las Islas Malvinas, al encontrarse en el Hemisferio Sur, el movimiento era opuesto y fue algo que no habían tomado en cuenta ninguno de los europeos.

¿Por qué los huracanes giran en sentido contrario?

Efecto Coriolis en huracanes

Los huracanes sí que giran en sentido contrario debido al efecto Coriolis, puesto que pueden medir muchos kilómetros y que sus extremos se localicen sobre dos latitudes de la superficie terrestre distintas. Ya que cada extremo tiene una velocidad diferente a medida que la Tierra rota acaba cogiendo una forma de espiral.

Los retretes en Australia ¿Verdad o mito?

retretes en Australia

Australia es un país lleno de curiosidades. Sin embargo, nos gustaría hacer hincapié en que el rumor que hay sobre que los retretes de Australia giran en sentido contrario al que lo hacen en el resto del mundo, debido al efecto Coriolis, es totalmente falso. En caso de producirse, es debido a que los fabricantes los han construido de manera que giren así. El efecto Coriolis en la Tierra no podría crear una trayectoria tan cerrada como la del agua en el desagüe.

Esto no quiere decir que el efecto Coriolis no exista. De hecho, en un laboratorio y con condiciones absolutamente controladas, sí es posible detectar el minúsculo efecto de Coriolis incluso en el agua de un lavabo, pero es algo leve y sutil. Eso sí, en el de tu casa no notarías el efecto.

Si quieres hacer un pequeño “experimento”, haz lo siguiente:

  1. Llena un lavabo de agua, espera a que se pare lo más posible y luego quita el tapón con cuidado.
  2. Repite el experimento tres veces, si es posible en lavabos diferentes.
  3. Mira a ver si notas la diferencia.

De hecho, dos bloggers, Destin Sandlin, de Smarter Every Day, y Derek Muller, de Veritasium, hicieron el experimento para comprobar el efecto Coriolis en Australia, en contraste con Estados Unidos. Uno en cada país probó con el agua del lavabo pero se dieron cuenta de que no era suficiente, por lo que decidieron ser más minuciosos y recurrir a piscinas infantiles, en un experimento mejor controlado. ¡Entonces, funcionó! Puedes ver el experimento y su divertida presentación aquí. Debes sincronizar los videos, que para tu comodidad, están subtitulados.

Los ejemplos son infinitos y más cuando se trata del efecto Coriolis en Australia, pero esperamos que con esto, tu curiosidad por la ciencia y la naturaleza se haya despertado. Confiamos en que sí. Y si lo tuyo son las aventuras, recuerda que con nostros lo puedes hacer realidad. Tenemos muchas opciones para que emprendas vuelo a Australia, Nueva Zelanda y muchos destinos más. Échales un vistazo y contáctanos para asesorarte. ¡Que nada te detenga!