Aunque a primera vista parece una isla de paso entre Europa y África, si te das el tiempo adecuado, descubrirás una rica variedad de lugares con cultura, historia y naturaleza que ver en Malta. Para ser exactos, Malta es un archipiélago conformado por tres islas — la homónima, que es la más grande, así como Gozo y Comino–, situadas entre la isla de Sicilia (Italia) y la costa de Libia (norte de África).

Hoy día, es una nación independiente, que forma parte de la Unión Europea y, además del inglés, sus habitantes hablan maltés. Esta lengua se deriva del árabe, pero con fuerte influencia del italiano. Pese a su superficie, de apenas 316 kilómetros cuadrados, desde la Antigüedad ha sido un punto comercial y militar estratégico para las diversas potencias marítimas de la zona.

Por ello, el territorio maltés es un crisol de las culturas griega, latina, árabe, italiana, francesa y británica. Incluso, conserva vestigios de pueblos de la Edad de Piedra, cuyos edificios datan de hace más de 7 mil años.

¿Listo para conocer Malta? Desde GrowPro, te mostramos 10 destinos que no te puedes perder si la visitas o decides pasar una temporada viviendo en el país. ¡Acompáñanos a descubrirlos!

Qué ver en Malta | Top 10

La Valeta | El corazón de Malta

7 lugares que ver en La Valeta

Comencemos por la capital del país, ubicada en la costa noreste de la isla mayor. Es ideal para descubrir más de 450 años de historia caminando por las calles de su centro histórico y puerto, reconocidos como Patrimonio de la Humanidad.

El diseño del casco antiguo corresponde a una fortaleza, ideada para repeler las invasiones turcas en el siglo XVI, y es obra del arquitecto italiano Francesco Laparelli, discípulo de Miguel Ángel Buonarroti, genio del Renacimiento.

El fuerte de San Telmo, a la entrada del puerto, es el vestigio más famoso del pasado militar de Malta, cuya historia puedes conocer en el Museo Nacional de la Guerra, que se ubica en el ala este. Dentro del centro histórico, descubrirás la Puerta de la Ciudad, el Parlamento y el Palacio del Gran Maestre, sede la Presidencia de Malta, así como los bellos Jardines de Barrakka, la Plaza de Jorge y el Bastión de San Pedro y Pablo.

Otra joya de La Valeta es la Concatedral de San Juan, cuyo interior alberga La Decapitación de San Juan Bautista, considerada una de las obras maestra de Caravaggio, otro genio renacentista. También, puedes disfrutar de la vida nocturna en los restaurantes y clubes del barrio de Saint Julian’s. Estos se distribuyen, principalmente, en las calles de Dragonara Road, Wilga Street, St. Georges Road y St. Rita Steps.

Senglea, Vittoriosa y Copiscua | Tres ciudades en torno a la capital

Vista de Senglea, Vittoriosa y Copiscua

Al salir de La Valeta, vale la pena que tomes un dghajsa, barco tradicional maltés, y visites estas tres ciudades de sus alrededores. Su arquitectura también será un deleite para tus ojos. La más cercana es Vittoriosa, primer hogar de los Caballeros de San Juan, conocidos mundialmente como la Orden de Malta, y sede de destinos como el Museo Marítimo de Malta, el Palacio del Inquisidor y el Fuerte de San Angelo.

Avanzando por la calle Santa Margarita, llegarás Copiscua, la más grande de las tres urbes. Ahí debes visitar la Colegiata de la Inmaculada Concepción, las fortificaciones Firenzuola y las Líneas de Santa Margarita. A sólo 17 minutos a pie, subiendo por las avenidas Dom Mintoff y San Pablo, llegarás a Senglea. Su principal atractivo es el Fuerte de San Miguel y el malecón, desde donde podrás tomar fotos memorables de la Valletta, Vittoriosa y el Gran Puerto.

Hal Saflieni y  Tarxien | Tesoros megalíticos de Malta

Hal Saflieni subterráneo

A 15 minutos desde la capital, por auto y bus, encontrarás el fascinante Hipogeo de Hal Saflieni. Se encuentra en el municipio de Paola, una de las joyas megalíticas que ver en Malta, cuya historia se remonta al año 3600 a. C, previo incluso a la llegada de los fenicios.

Se trata de un templo subterráneo, único en su tipo en toda la isla. Pasó de ser un santuario para el culto de deidades antiguas a una necrópolis de tres niveles, a más de 10 metros de profundidad. Toma en cuenta que es una de las atracciones turísticas más demandadas de Malta, por lo que te recomendamos reservar tus boletos al menos con mes y medio de anticipación.

Sólo 600 metros adelante, por la calle il Karmnu, está el pequeño complejo de los Templos de Tarxien. Vale un breve paseo, pues se inscribe entre las estructuras prehistóricas mejor conservadas de Europa.

Mdina y Rabat | Baluartes de los edificios más antiguos

Mdina dese las alturas

Estas ciudades vecinas, ubicadas a sólo media hora de la Valeta, en auto o bus, resguardan algunos de los tesoros más antiguos que ver en Malta. También, importantes centros de peregrinaje para el Cristianismo. Antigua capital de la isla, Mdina es una peculiar ciudad amurallada.

Su arquitectura se remonta al siglo XII, en la Edad Media, pero con vestigios de asentamientos humanos desde hace 4,000 años. Entre sus edificios, destacan los palacios medievales del de Vilhena y Falson, así como la Catedral de San Pablo, construida en el siglo XVII, adornada con impresionantes cuadros barrocos que relatan el naufragio del apóstol en estas tierras.

A esta urbe se le conoce como la “Ciudad del Silencio” debido a que existe la restricción de que sólo los autos de los vecinos pueden transitar por sus estrechas calles de piedra caliza. A 900 metros del centro de Mdina, hallarás las Catacumbas de San Pablo, en Rabat, un lugar de culto para los católicos de todo el mundo. Esto por ser la última morada del apóstol tras su huida de Israel, durante el siglo I.

Buskett y Acantilados de Dingli | Explora el bosque maltés

Palacio de Verdala en Buskett

No es fácil encontrar zonas de campo que ver en Malta. Sin embargo, la más grande y popular es, sin duda, Buskett. Ahí puedes llegar en tan sólo 30 minutos por carretera desde Mdina. Este bosque, plantado por la Orden de Malta, es ideal para hacer senderismo y descubrir la fauna que lo habita. También, puedes hacer un picnic después de un ajetreado día de recorrer ciudades y templos.

Alberga, además, el Palacio de Verdala, que sirve como residencia de verano para el presidente de la República de Malta. Si viajas en autobús hasta esta zona, la ruta te llevará primero a los Acantilados de Cliff, compuestos de piedra caliza que se alzan hasta 200 metros sobre el nivel del mar.

Por siglos, sus múltiples cavernas, formadas por la acción del agua marina, sirvieron como resguardo de rebaños, morada de pastores y hasta guarida de piratas. Hoy, permiten un mirada privilegiada del Mediterráneo.

Hagar Qim y Mnajdra | Misterios arqueológicos en la costa maltesa

Templos de Hagar Qim

Siguiendo por la costa, a unos nueve kilómetros, encontrarás el mayor vestigio megalítico de Malta: los templos de Hagar Qim. Su construcción data de los años 3600 y 3200 a. C. A la entrada, un pequeño museo te permitirá dar un repaso audiovisual a la historia del sitio, cuya edificación ha sido un misterio para los arqueólogos por más de un siglo.

Es que aún resulta imposible tener una explicación común sobre cómo los constructores, valiéndose de tecnología rudimentaria, pudieron levantar muros de hasta 5 metros, y unas 57 toneladas de peso. Muy cerca, a sólo 500 metros, no puedes dejar de visitar otra serie de tres templos megalíticos que se conocen con el nombre de Mnajdra. Estos, también se remontan a unos 3,000 años antes de nuestra era.

Gruta Azul | Espectáculo natural e ideal para nadar

Gruta Azul en Malta

¿Y las playas que ver en Malta? Después de tanta historia y arquitectura, bajo el intenso sol maltés, seguro te preguntarás dónde disfrutar un refrescante baño. Bueno, pues a sólo dos kilómetros al sur de Hagar Qim y Mnajdra está la bella Gruta Azul .

En realidad, se trata de un sistema de seis cuevas marinas a los pies de acantilados. Su curioso nombre procede de la espléndida paleta de tonos azules que se proyecta sobre sus paredes, por el reflejo de las aguas del Mediterráneo sobre ellas.

Puedes visitarlas, una a una, a bordo de barcas (el precio promedio es de 8 euros). Puedes sumergirte en sus aguas cristalinas para refrescarte e incluso bucear para descubrir la biodiversidad que habita bajo la superficie. Como dato curioso, vale mencionar que en esta cueva se filmó una de las escenas de la película “Troya”, protagonizada por Brad Pitt.

Malta National Aquarium | Un mundo de más de 200 especies marinas

Malta National Aquarium

Volviendo al norte de la gran isla, ¿qué tal si descubres el Acuario Nacional? Este es otro de los lugares obligados que ver en Malta pues es el hogar de más de 200 especies de peces, procedentes de las aguas que rodean la isla.

Su mayor atractivo es, sin duda, el tanque principal. Puedes explorarlo a través de un túnel que te hará experimentar la sensación de caminar debajo del mar y contemplar la diversidad de peces viviendo en un hábitat semejante al original. Este acuario abre todos los días, de 10 a.m. a 6 p.m, y el costo de admisión general asciende a 13 euros.

Comino | La pequeña joya del archipiélago maltés

Acantilado en Comino

Desde el acuario, puedes llegar a Comino en poco más de una hora, en auto, y luego en ferry. Esta es la isla más pequeña del archipiélago y vale la pena visitarla por las aguas cristalinas que bañan sus costas.

Entre las playas, resalta la famosa Laguna Azul. Se ubica en la costa este y, como en verano está repleta de turistas, lo más recomendable es visitarla a fines de la primavera. Otras opciones menos concurridas se hallan en el extremo opuesto de la isla, como la playa y calas de Santa María.

Gozo | Una ventana al Mediterráneo

Isla de Gozo

Para finalizar nuestro recorrido por los lugares que ver en Malta, no puede faltar una visita a Gozo. Se trata de la segunda isla más grande del país, interesante por sus cabos y ensenadas, así como por sus pequeñas ciudades llenas de encanto. En la capital, Victoria, son paradas obligadas la Catedral de Gozo, de estilo barroco , la antigua prisión, que data del siglo XVI, y el Museo de Ciencias Naturales.

Al este, se encuentran los templos de Ggantija, otras de las joyas megalíticas de Malta; así como la paradisíaca playa de San Blas. Al oeste, puedes explorar grutas y acantilados. Se destaca el Blue Window, un cabo cuya estructura principal se asemejaba a una ventana en medio del mar y colapsó por un fuerte temporal en 2017.

Vivir una temporada en Malta

Mapa de Malta

Ahora tienes información suficiente para empezar a planear tu próximo viaje a Malta. Con todo, no dejes de echar un vistazo a nuestro artículos especiales sobre La Valeta y Mdina, para descubrir más sitios que conocer.

Si además de turismo, tu interés es encontrar un lugar donde estudiar y practicar inglés, recuerda que esta lengua es una de las dos oficiales y el país cuenta con una amplia gama de centros de enseñanza.

¿A que estás pensando que Malta puede ser tu destino ideal para perfeccionar tu inglés, sólo por sus playas, clima y cultura? Entonces, ¡mira por qué es en realidad unos de los mejores países para estudiar esta lengua!