A Melisa se le mezclaron las ganas de hacer algo diferente con el deseo de acabar con la rutina, y esto la llevó a emprender su aventura. En el camino, se dio cuenta de lo que no quería que fuese su vida y fue descubriendo todo aquello que le iba llenando el alma.

Así, con la certeza de que nadie te quita lo vivido, junto con el anhelo de reinventarse y de no vivir según lo que se esperaba de ella, comenzó su hazaña en Nueva Zelanda. Aquí está para contarnos; ¡no dejes de leer!

Quién soy y qué hacía antes de irme 

Mi nombre es Melisa, pero prefiero que me digan ‘Meli’. Soy de Córdoba, Argentina. Me encanta descubrir cosas nuevas, vivir aventuras y soy una lanzada a la vida. Prefiero mil veces lo desconocido que seguir con la rutina.

Antes de decidir venirme a Nueva Zelanda, mi vida era lo que se esperaba que fuera: estudiante de Administración, trabajar en una empresa como administrativa, alquilar, pagar cuentas y ser «responsable».

La decisión de emprender mi aventura

Siempre, y desde pequeña, tuve un no se qué, que me llamaba al mundo. Por razones que ahora no comprendo, nunca había tomado la decisión de irme ni de conocer nuevos lugares. Y así fue que un día dije ‘basta, esta no es la vida que quiero para mí’, y emprendí esta aventura.

¿Por qué decidí Nueva Zelanda? Porque es un país que tiene miles de lugares para descubrir, porque me llamó mucho la atención la cultura y porque simplemente dije: ‘¿Y por qué no?’

El proceso antes de venirme no fue nada fácil… vender todas mis cosas, desprenderme de lo que me había costado tanto conseguir, dejar mi familia, mis amigas, mi vida. Pero, en el fondo, sabía que era la decisión correcta, que independientemente de cómo sería el final, lo vivido iba a ser lo que me llenara.

Yo tenía muy en claro qué era lo que NO quería, y eso era volver a tener una vida rutinaria y no ser feliz.

Llegada «easy as»

Llegué a Nueva Zelanda entre nervios y ansiedad porque era un país «nuevo» y con ello vienen las miles de posibilidades que existen; la posibilidad de reinventarte y la posibilidad de encontrar tu verdadero vos.

Conocer y descubrir Nueva Zelanda es enamorarte de cada uno de sus rincones, es sentir la pureza del aire en sus montañas y la calidad en la gente. La cultura acá es «easy as» y, por eso, todo es realmente fácil. La gente es cálida y muy amable, con una sonrisa en la cara e intentan ayudar en lo que puedan.

Vivir en NZ es relajarte y disfrutar. Aquí el tiempo alcanza y hasta te vas olvidando del por qué vivías estresado y nervioso antes. Por todo estos motivos, elijo Nueva Zelanda como un estilo de vida.

GrowPro y yo

Llegué a Auckland hace un año y dos meses. Vine con la visa de turista y… ¡Comenzó mi aventura!
Entre clases de inglés y buscar mi pasión, me topé con GrowPro. Conocí a Laura y me propuso la bella tarea de llevar el área de experiencia en Nueva Zelanda.

Debo decir que la propuesta me voló la cabeza. La idea de ayudar a otras personas siempre fue algo que estuvo en mí. Cuando conocí a Javi y a Goiko terminé de enamorarme de la empresa, del puesto y del concepto de ‘Experiencia en Nueva Zelanda‘.

Cómo dije antes, me encanta la idea de ayudar a los chicos que vienen, me llena y lo disfruto a más no poder.

¿Quieres vivir una aventura en Auckland, tal como lo ha hecho Melisa? Entonces, ¡no dejes de ver las experiencias que hemos diseñado para ti!