La historia del transporte público de Auckland, la capital de Nueva Zelanda, parece escrita por Shakespeare. Tiene su momento de esplendor, luego una debacle total y finalmente una “revolución silenciosa”, de la mano del metro (sus trenes metropolitanos), que le devolvió toda su magnificencia.

En junio pasado, el transporte público de Auckland alcanzó un récord: ofreció 100 millones de viajes en apenas 12 meses. Es una cifra que no se veía desde 1951, cuando tenían un servicio de tranvías de vanguardia.

Este vaivén no fue un accidente, sino el resultado de décadas de políticas públicas equivocadas. En los últimos años, Nueva Zelanda decidió revertir la situación y transformar Auckland por completo.

El resurgir del transporte público de Auckland, y en especial su metro, hizo que nunca fuera tan fácil moverse por la ciudad. Sin dudas, es una de las razones por las que miles de jóvenes de todo el mundo deciden vivir allí. Si tu sueño es ser uno de ellos, en GrowPro tenemos decenas de experiencias para que puedas pasar una temporada en Auckland. ¡Hacé tu presupuesto online!

La historia del transporte público de Auckland

La historia del transporte público de Auckland

Durante décadas, el transporte público de Auckland estuvo a la altura de ciudades top del mundo como Londres, Nueva York y París. Pero todo cambió en los años 50, cuando Nueva Zelanda apostó por los autos particulares como medio de transporte. Fue una mala decisión. Pero detengámonos un momento y volvamos un poco más atrás en el tiempo…

Bienvenidos al tren

Tren en un bosque

Con la llegada masiva de inmigrantes europeos a Nueva Zelanda en la segunda mitad del siglo XIX, llegó el deseo y la necesidad de construir trenes que conecten todo el país. Hasta entonces, viajar por Nueva Zelanda era complicado, ya que su paisaje irregular hacía que la travesía sea muy difícil.

Auckland construyó su primer metro en 1863, que conectó el suburbio de Onehunga con Drury, un pueblo rural ubicado a unos 40 kilómetros. El resto del país acompañó esta revolución y para la década de 1880 casi dos mil kilómetros vías de ferrocarril hicieron que los bosques, los ríos y las montañas no sean más obstáculos para el desarrollo económico de Nueva Zelanda.

La era dorada 

Un tranvía impulsado por un caballo

Además de tener un metro de vanguardia, Auckland inauguró en 1884 sus tranvías impulsados por caballos. Increíble pero cierto. El 1902 Auckland electrificó el tranvía y se convirtió en la única ciudad del mundo en tener un servicio de costa a costa, que iba desde el centro de la ciudad hasta Onehunga.

La revolución de los tranvías en Auckland coincidió con la época de oro de los trenes en Nueva Zelanda. Para la década del 20, las vías férreas transportaban más de seis millones de toneladas de carga y unos 28 millones de pasajeros, en un país que apenas superaba el millón de habitantes. Realmente todo el mundo viajaba en tren, cuyas estaciones unían los centros urbanos más importantes de Nueva Zelanda.

La caída

Vista aérea de autopistas

Pero la historia tuvo un giro brusco en la década del 50, cuando el gobierno de Nueva Zelanda decidió desmantelar el tranvía de Auckland junto a los trenes de todo el país. El futuro, entendieron, era el transporte automotor.

Se construyeron autopistas y rutas mientras el autobús fue el modo transporte mimado. Se llegó al extremo de que a finales del siglo XX, cada neozelandés hacía, en promedio, apenas 33 viajes por año en transporte público.

Fue una apuesta muy costosa. Con el aumento de la población urbana, el tránsito se convirtió en un caos y la contaminación encendió las alarmas.

El nuevo milenio

Nueva Zelanda comenzó a ver con preocupación las emisiones de gases de efecto invernadero, los embotellamientos y la dependencia del petróleo cuyo inestable precio hacía que la economía sea impredecible.

No dudaron en revertir la situación y darle al tren una nueva vida. El esfuerzo se vio en distintas obras de infraestructura pero sin dudas la revolución en el transporte público de Nueva Zelanda tiene su mayor exponente en el metro de Auckland, un servicio que parece traído del futuro.

Información útil sobre el transporte público de Auckland

Información útil sobre el transporte público en Auckland

Hoy, de la mano del metro, Auckland vive un nuevo paradigma de urbanización. Los ferris, trenes y autobuses conectan como nunca antes las principales atracciones de Auckland y los suburbios más alejados. A continuación te contamos todo lo que tenés que saber sobre el transporte público de Auckland.

El metro, la estrella de Auckland

El metro de Auckland

El servicio de trenes metropolitanos es una de las grandes inversiones de Auckland en términos de transporte público. Actualmente, cuentan con 41 estaciones distribuidas en cuatro líneas: sur, este, oeste y Onehunga.

En los últimos años, fue motivo de celebración la llegada de formaciones eléctricas, que reemplazaron a las viejas máquinas impulsadas por diesel. Las nuevas formaciones son más rápidas, silenciosas, seguras y ecológicas.

Britomart, el corazón de Auckland

Britomart, Auckland.

Si viajás con frecuencia en el transporte público de Auckland, Britomart es como tu segunda casa. Ubicada en el centro de la ciudad, es la principal estación de trasbordo y la cabecera de muchos recorridos. Incluso los ferris se abordan a pocos metros de Britomart.

Planificador de viajes y tarjeta AT HOP

Auckland Transport ofrece un planificador de viajes que se puede consultar por internet haciendo clic acá. Además, si tu idea es quedarte en Auckland por un tiempo, la Municipalidad recomienda comprar una tarjeta AT HOP. Es prepaga y se puede usar en autobuses, trenes y transbordadores.

Autobuses City Link

Autobuses City Link, Auckland.

La red de autobuses City Link conecta los distintos barrios de Auckland y tiene tanta frecuencia que el Municipio ni siquiera publica horarios de salida. Son fáciles de identificar por su color rojo, verde, naranja o azul. Las tarifas comienzan en 50 centavos de dólar neozelandés.

Cómo llegar al aeropuerto de Auckland

El aeropuerto internacional de Auckland está a 45 minutos de la ciudad y tiene un servicio de autobuses públicos que los conectan. Además hay combis privadas y paradas de taxis.

Para más información sobre cómo llegar a tu destino, cuando bajes del avión puedes visitar el Centro de Información oficial en la terminal internacional.

Tours turísticos para una visita exprés

Si, en cambio, tienes poco tiempo para visitar Auckland, la opción más recomendada es hacer un tour turístico para recorrer los principales atractivos turísticos acompañado por un guía. Hay muchas opciones y puedes consultarlas acá.

Recorrer Auckland en bicicleta

Otra forma de recorrer Auckland es en bicicleta, una opción ideal para los días en que el clima acompaña. Hay decenas de kilómetros de ciclovías y muchos más en construcción. Puedes averiguar dónde alquilar bicicletas en los centros de información turística y también aquí puedes consultar las rutas más elegidas por los viajeros.

Así que ya sabés todo sobre el transporte público en Auckland, que sin duda alguna será tu aliado en tu próxima aventura por Nueva Zelanda. Ahora solo te resta elegir qué vas a hacer allí. ¿Estudiar, trabajar o las dos cosas?

Elegí entre las decenas de experiencias que diseñamos para realizar en Auckland y en todo Nueva Zelanda. ¡Ármala según tus preferencias y ten un presupuesto ya mismo!