¡Ah, Navidad! Seas cual sea tu país, estamos de acuerdo en que esta época del año evoca lo mejor de las personas, ¿no te parece? Sacas tus mejores adornos para armar el arbolito de Navidad que, como cada 24 de diciembre, estará lleno de regalos para tus seres queridos. La nevera está llena de comida para preparar deliciosos banquetes y, aunque el consumo de electricidad se sube un poquito, no te importa adornar tu casa con luces de todos los colores para despertar el espíritu festivo que viene con el fin de año.

Sin lugar a dudas, ¡todos amamos Navidad! Sin embargo, hay un tema en el que muchos no nos detenemos a pensar pero que es totalmente valido y pertinente, aún más teniendo en cuenta nuestra responsabilidad con el cambio climático. Se trata del impacto ecológico de la Navidad. Así que, descubre en este artículo cómo puedes reducir la huella negativa que podrían dejar las festividades de Navidad en el medio ambiente.

Y no, no queremos ser aguafiestas en una época tan feliz como esta -no somos el Grinch ni mucho menos-. Pero es que en vista del peso que tienen nuestras acciones cotidianas en la preservación del medio ambiente, queremos compartir contigo algunos consejos fáciles de seguir para mitigar el impacto de estas festividades en el entorno.

Porque sí, aunque amamos la Navidad, amamos aún más nuestro planeta. ¿Te unes a nuestros esfuerzos?

Impactos de la Navidad en el medio ambiente

Impactos de la Navidad en el medio ambiente

Es un hecho que la Navidad puede llegar a ser un pretexto para aumentar nuestro consumismo: usamos más electricidad para la iluminación navideña, generamos más basuras en nuestras reuniones al usar platos y cubiertos de plástico, o gastamos más papel al envolver los regalos.

Aunque estas son solo las consecuencias más evidentes, hay unos impactos más preocupantes que pasan desapercibidos entre el brillo de las festividades navideñas. Te describimos los principales a continuación.

Aumento a las emisiones de carbono

Debido al aumento del consumo de energía eléctrica, las emisiones de CO2 crecen y esto provoca un incremento en la liberación de gases de invernadero. ¿Por qué ocurre? Verás, para que podamos disfrutar de la luz en casa, se requiere una fuente de energía que caliente grandes volúmenes de agua para producir el vapor que impulsa las turbinas que, finalmente, producen la electricidad.

Ahora bien, existen diversas fuentes de energía. La más común de ellas es la combustión de combustibles fósiles. En este caso, tanto la extracción como la quema de los combustibles contaminan el aire, el suelo y el agua al liberar sustancias y humos tóxicos. Los casos de la energía nuclear y la energía hidroeléctrica, aunque más sustentables, continúan siendo fuentes contaminantes de energía.

El problema es que en Navidad, una ciudad grande puede llegar a tener un gasto extra de 3,6 millones de Kwh, que equivale al consumo de 1.200 hogares en un año.

Desperdicio de comida

Durante la época de fin de año, el 40% de los alimentos termina en la basura a raíz de los exagerados banquetes que las familias preparan para sus invitados. Al acabar en los vertederos de basura, se producen gases de invernadero tanto por la digestión anaeróbica de los residuos orgánicos como por la incineración de papeles, plásticos y cartón.

Por ejemplo, ¿sabías que en España cada persona produce 0,6 kg más de basura diaria en Navidad?

Acumulación de baterías

Otro impacto negativo de la Navidad en el medio ambiente es la acumulación de baterías y es que en Navidad se consume el 40% de las pilas de todo el año. Esto se debe, principalmente, a la compra de baterías para hacer funcionar los adornos navideños, los nuevos juguetes o los aparatos electrónicos.

La cuestión es que cuando las pilas no se disponen correctamente, los desechos químicos que se liberan de estas pueden afectar la calidad del suelo y el agua. De hecho, se ha comprobado que una sola batería de mercurio puede contaminar hasta 600.000 litros de agua. ¡Esto es el líquido que beben 4 personas durante toda su vida!

Riesgo de incendios forestales

Por estas fechas, es común ver farolas flotantes de papel embelleciendo el cielo nocturno de las ciudades. Aunque, en efecto, es una tradición bellísima, la realidad es que la probabilidad de que se produzcan incendios forestales es elevada.

El riesgo está en la tableta de parafina, que al conservar el calor por un tiempo prolongado, puede ocasionar incendios si alcanza el suelo antes de que se enfríe lo suficiente.

Qué puedes hacer para reducir el impacto de la Navidad en el medio ambiente

Cómo mitigar el impacto ambiental de la Navidad

Como ves, necesitamos ser más conscientes y responsables de nuestros hábitos y acciones para cuidar de nuestro planeta. ¡Pero, hey! No todo está perdido. Al fin y al cabo, Navidad es época de perseguir nuevos propósitos.

Ahora que conoces cuáles son los principales impactos de los festejos navideños en el ambiente, puedes comenzar a tomar acción para mitigar el daño ecológico. A continuación, te compartimos nuestros consejos favoritos que, además de ser fáciles de seguir, te ayudarán a tener una actitud más verde en Navidad.

¿Nos acompañas?

Reduce tu consumo eléctrico

¡No tienes que dejar de decorar tu casa con lucecitas de todos los colores! Puedes adornar tu casa con bombillos de bajo consumo, controlar las horas en que enciendes los adornos o reducir el número de instalaciones para disminuir tu consumo eléctrico.

Además, si quieres ir un paso más allá, puedes instalar paneles solares en tu casa para hacer autosuficiente. La energía solar es una de las alternativas más limpias que existen. Así, conseguirás reducir el impacto de la Navidad en el medio ambiente.

Consume productos de mercados locales

Sabemos que te encanta comer en Navidad y, bueno, ¿a quién no? No tienes que dejar de preparar tus platos favoritos para ser ecológico. Lo que puedes hacer es visitar mercados locales o tiendas orgánicas para hacer tus compras. La ventaja de comprar tus ingredientes en estos lugares es que los productos tienen una baja huella de carbono.

Al ser cultivados localmente, no se necesita transportarlos por grandes distancias. En este sentido, resultan más económicos y, además, estarás apoyando a las personas de tu localidad.

Compra solo lo necesario

En relación con nuestro consejo anterior, no es necesario que compres grandes cantidades de todo si sabes que tus reuniones no son multitudinarias. A menos que quieras hacer una reserva, sabes que no necesitarás tantas cantidades de comida. Calcula unas porciones de tamaño razonable para tus invitados y compra solo lo necesario para tu cena navideña.

De igual forma, tampoco debes comprar todos los adornos del centro comercial para decorar tu casa. ¿Has escuchado del minimalismo? No es preciso que llenes todas las esquinas de tu hogar con muñecos navideños. Si quieres mitigar tu impacto ambiental en las fiestas navideñas, aplica el dicho «menos es más».

Compra regalos ecológicos y cuida sus embalajes

Juguetes hechos con materiales reciclados sin baterías, ropa ecológica y libros electrónicos son excelentes ideas de regalos para esta Navidad. Además de ser súper funcionales y divertidos, estos regalos están fabricados con el objetivo de reducir el impacto de la Navidad en el medio ambiente.

¡Pero, presta atención! De nada vale comprar un regalo ecológico si lo vas a envolver en plástico, forrarlo en papel, empacarlo en una bolsa y decorarlo con una cinta. Procura que tus regalos tengan la menor cantidad de embalajes posibles. Y si vas a envolverlo, ¿por qué no usas el papel del periódico de ayer o esa revista que ya no lees?

Evita el plástico a toda costa

¿Quién quiere lavar montañas de loza luego de las reuniones de Navidad? ¡Nadie! Aunque la solución más simple pueda ser usar platos y cubiertos de plástico, en el fondo sabes que estos objetos de un solo uso perjudican enormemente el medio ambiente, pues el plástico no es biodegradable. Entonces, ¿qué tal usar cubiertos desechables de madera?

Asimismo, cuando hagas tus compras, lleva tu bolsa de tela o, cuando elijas tus adornos, prefiere los que no tengan partes de plástico. El propósito de esta Navidad -y de las que vienen- debe ser reducir el uso del plástico.

Aplica las 3 R’s del reciclaje

Finalmente, aplicar las 3 R’s del reciclaje es fundamental para reducir nuestra huella ecológica, no solo en Navidad, sino en todo el año. ¡Reducir, reutilizar y reciclar debe ser tu mantra en estas fiestas! Evitar comprar cosas que sabes que no usarás o que solo usarás una vez, donar los juguetes que ya no se usen en tu casa y dividir las basuras para su reciclaje son acciones sencillas de gran beneficio.

Nuestro compromiso ambiental

Navidad GrowPro Eco

En GrowPro estamos comprometidos con reducir nuestra huella ecológica. Somos apasionados de la aventura y la naturaleza; por eso, estamos adelantando importantes acciones en nuestras sedes y experiencias para ser coherentes con nuestra filosofía: preservar el planeta para disfrutar de nuestras pasiones y aventuras.

¿Quieres conocer cuáles son nuestras iniciativas ambientales? Entonces, descubre más sobre nuestro compromiso y Proyecto Eco anual. ¿Te hace ilusión estudiar una carrera relacionada con el medio ambiente? Pues, ¡no te pierdas estos cursos de Gestión Ambiental en Australia!