Home>
Blog>
Global>
Qué es el Jet lag: Tips para sobrevivir al cambio de husos horarios
Publicado:
Global

Qué es el Jet lag: Tips para sobrevivir al cambio de husos horarios

Tatiana Forero Rubiano
Tatiana Forero Rubiano

¿Alguna vez has sentido que tu reloj interno se descontrola después de un vuelo largo? Si la respuesta es sí, ¡quédate! Hoy te explicaremos qué es el jet lag, ese malestar que sientes al cambiar de huso horario.

Sabemos que no es nada agradable y puede afectar tu rendimiento y ánimo durante los viajes. ¡No te preocupes!, aquí te daremos las armas necesarias para combatir el jet lag como un verdadero héroe de las alturas.

¿Qué es el jet lag?

El jet lag no es solo un mito urbano para justificar esos bostezos interminables después de un largo vuelo.

Se trata de un trastorno temporal que se produce al viajar en avión a través de diferentes zonas horarias.

Esto altera tu ritmo circadiano, que es el ciclo de 24 horas encargado de regular el sueño, el apetito, la temperatura corporal y otras funciones fisiológicas.

Tu ritmo circadiano se sincroniza con el ciclo de luz y oscuridad del lugar donde vives, y se ajusta gradualmente al cambiar de ambiente.

Pero, cuando viajas en avión, el cambio es tan rápido que tu cuerpo no tiene tiempo de adaptarse y se produce un desajuste entre tu reloj interno y el horario local.

¿Te gustaría estudiar y trabajar en el extranjero? ¡Selecciona la experiencia que más te guste y descubre más información!

¿Por qué algunas personas sufren de jet lag?

Bueno, resulta que el cuerpo es un poco terco y prefiere seguir su rutina. Por eso, al lanzarte a través de varios husos horarios de un solo golpe, tu reloj biológico se queda atrás, tratando de ponerse al día.

Es como tratar de bailar salsa sin haber aprendido los pasos, ¡todo un desastre!

No todas las personas reaccionan igual al jet lag. Algunas lo sufren más que otras, y hay varios factores que influyen en esto. Por ejemplo:

  • La dirección del viaje: el jet lag suele ser más intenso en rutas de oeste a este, porque tienes que adelantar tu reloj y acortar tu día. Esto es más difícil que atrasar tu reloj y alargar tu día, que es lo que ocurre en los viajes de este a oeste.
  • El número de husos horarios que cruzas: cuanto más lejos viajes, más zonas horarias atravesarás y más severo será el jet lag. Se estima que por cada zona horaria que cambies, necesitarás un día para recuperarte.
  • La edad: las personas mayores batallan más para adaptarse al jet lag que las personas jóvenes, porque su ritmo circadiano es menos flexible.
  • El estado de salud: si padeces alguna enfermedad, tomas medicamentos o sufres de estrés, ansiedad o insomnio, es posible que el jet lag te afecte en mayor medida.

sintomas-jet-lag

¿Cuáles son los síntomas del jet lag?

Es momento de hablar del jet lag y sus síntomas, esos pequeños recordatorios de que tu cuerpo está en huelga.

Puedes sentirte como si hubieras salido de una fiesta a las 4 de la mañana sin dormir, aunque estuvieras en la comodidad de tu propio asiento en clase turista.

Fatiga, irritabilidad, dificultad para concentrarte, y hasta problemas digestivos. ¿Te suena conocido? ¡Sí, amigo, estás en el club del jet lag!

Estos síntomas desaparecen al cabo de unos días, hasta que tu cuerpo se adapta al nuevo horario. Sin embargo, en ciertos casos llegan a persistir más tiempo, afectando tu calidad de vida y tu salud. Así que presta mucha atención a tu evolución y proceso de adaptación.

Consejos para evitar el jet lag

Después de saber qué es el jet lag, es importante que te prepares para enfrentarlo si vas a vivir en el extranjero. Toma nota de los siguientes tips que te ayudarán a lograrlo antes, durante y después de tu vuelo.

Antes del vuelo

Empecemos por lo primero, qué hacer antes de viajar:

  • Planifica todos los detalles con anticipación, y elige un vuelo que llegue a tu destino por la tarde o por la noche. De esta manera, podrás acostarte pronto y descansar.
  • Ajusta tu horario de sueño unos días antes de tu viaje, adelantándolo o atrasándolo según la dirección del vuelo. Por ejemplo, si viajas de oeste a este, acuéstate y levántate una o dos horas antes de lo habitual. Si viajas de este a oeste, haz lo contrario.
  • Evita el alcohol, la cafeína y las comidas pesadas antes de abordar, ya que pueden interferir con tu sueño y digestión.
  • Prepara tu equipaje con todo lo necesario unos días antes. Así minimizarás el estrés y las prisas de última hora.

Nueva llamada a la acción

Durante el vuelo

  • Hidrátate como si estuvieras en el Sahara. El aire en los aviones es más seco de lo normal, así que bebe agua constantemente. ¡Tu piel y tus células te lo agradecerán!
  • Usa ropa cómoda, y lleva contigo: antifaz, tapones para los oídos y una almohada para el cuello.
  • Ajusta tu reloj al horario de tu destino, e intenta adaptarte a él. Si es de día, mantente despierto y activo; si es de noche, duerme o relájate.
  • Levántate y camina por el pasillo cada cierto tiempo, y haz algunos ejercicios de estiramiento para mejorar tu circulación.

Después de aterrizar

  • Exponte a la luz natural y sigue el ritmo habitual del país. La luz es el principal sincronizador de tu reloj biológico, por lo que te ayudará a adecuarte más rápido. En este sentido, si llegas de día, sal a pasear y no duermas hasta la noche. Mientras que si llegas de noche, ve directo a tu alojamiento y duerme lo suficiente.
  • Haz algo de ejercicio moderado, como caminar, nadar o andar en bicicleta, para liberar endorfinas y mejorar tu ánimo. Pero no lo hagas justo antes de dormir, para no dificultar tu sueño.
  • Respeta tu horario de sueño y procura dormir entre 7 y 8 horas por noche. Evita las siestas durante el día, a menos que sean cortas y tempranas.

¿Y qué hacer si ya tienes jet lag?

Si a pesar de aplicar estos consejos sigues sufriendo de jet lag, no te desesperes. Tenemos algunos ases bajo la manga para aliviar los síntomas y recuperarte más rápido:

  • Toma algún medicamento para el dolor de cabeza, el mareo o el malestar estomacal, así como suplementos o infusiones naturales, en caso de ser necesario. Eso sí, consulta con tu médico antes, y sigue al pie de la letra sus indicaciones.
  • Practica alguna técnica de relajación. Ya sea meditación, yoga, respiración profunda o masajes. Estas contribuyen a reducir el estrés, la ansiedad y el nerviosismo causados por el jet lag.

¡Viaja y estudia en el extranjero con GrowPro!

growpro

Ahora que tienes las herramientas para vencer al jet lag, ¿por qué no llevar tu amor por los viajes al siguiente nivel?

En GrowPro te ofrecemos la oportunidad de estudiar en el extranjero, explorar nuevos horizontes y sumergirte en diferentes culturas. ¡Adiós a las aulas aburridas y hola al aprendizaje con sabor a aventura!

¡Que el jet lag no te detenga! Descubre nuestros destinos GrowPro y selecciona el que llame tu atención.

Una vez te decidas, llena el formulario con tus datos y, en un parpadeo, uno de nuestros Student Advisors te contactará para empezar a planear tu viaje.

Conviértete en el dueño del tiempo y conquista el mundo, nosotros te acompañamos. ¡Nos vemos pronto y que la fuerza anti-jet lag te acompañe! 🌍✈️

Sobre el autor

Tatiana Forero Rubiano
Tatiana Forero Rubiano

Tatiana viajó como mochilera por Canadá, Ecuador, Perú, Bolivia, Chile y Brasil. Allí, mientras hacía una pasantía en Marketing Digital, descubrió su pasión para escribir sobre viajes. Desde 2018 se ha especializado en Content Marketing y, actualmente, es editora del blog de GrowPro.

Loading comments...