Tomarse un gap year es cada vez más común entre jóvenes y no tan jóvenes de todo el mundo. Representa un año que te cambia la vida. A veces gap year se suele traducir como año sabático, lo que puede dar la impresión errónea de que es un año en el que no se trabaja ni estudia. Pero como vamos a ver en este artículo, suele ser todo lo contrario.

Los motivos para realizar un gap year son diversos: romper con la rutina, dar un cambio profesional, tomar un descanso personal, viajar, encontrarse a uno mismo o incluso simplemente la apetencia de vivir esa experiencia. Sea cual sea tu motivo para tomar este gap year, queremos ayudarte a que lo vivas de la mejor manera posible.

Por eso hemos preparado un artículo en el que te daremos todas las claves para que puedas desconectar de verdad, planificarlo y aprovechar al máximo la oportunidad que te ofrece para crecer. ¡Esperamos que lo disfrutes!

Qué es un Gap Year

Qué es un gap year

«Gap» significa «brecha» o «hueco», por lo que en este contexto encaja a la perfección. Es como un salto al vacío que te conecta con una nueva perspectiva de vida. En concreto, un gap year es un periodo donde una persona aventurera, curiosa y con hambre de vida se dedica a viajar para descubrirse a sí mismo a través de los lugares que visita, las experiencias que vive y los amigos que hace.

Aún más, un gap year también suele ser aprovechado para estudiar en el exterior, para cambiar de carrera profesional, aprender un idioma o para adquirir habilidades y conocimientos que no pueden ser conseguidos de otra forma. Por todo esto, un gap year se suele relacionar con el concepto de año sabático.

Pero como ves, el gap year se suele aprovechar para participar de experiencias de estudio, trabajo o voluntariados, además de hacer lo que todos amamos: ¡explorar el mundo! De modo que el aventurero que salta la brecha para ir en busca de su nueva vida, consigue conectarse con su propósito gracias a las experiencias vividas en su gap year.

Características básicas de un Gap Year

Características básicas de un Gap Year

No todo a lo que la gente llama gap year es un gap year. Es decir, no es lo mismo un gap year que mudarse a otra ciudad o tomar unas vacaciones. A continuación, vamos a definir algunas de las claves para un gap year de verdad.

  • Un gap year suele tener una duración de entre 9 y 18 meses, aunque finalmente eres tú quien decide cuánto tiempo necesitas para vivir esa experiencia.
  • Usualmente, los aventureros se van a vivir fuera de sus países de origen.
  • Descubrir mundo es esencial para experimentar un gap year.
  • La evolución personal y profesional es intrínseca a esta experiencia.
  • Hacer nuevas relaciones es fundamental para vivir una aventura completa.
  • Tendrás que desconectar de la rutina al conocer lugares, hacer nuevos amigos y vivir increíbles aventuras.

Razones para tomarse un Gap Year

Motivos para tomarse un año sabático

Estamos de acuerdo en que viajar es una de las experiencias más enriquecedoras que cualquier persona puede vivir, ¿verdad? Bueno, pero es que más que eso, un gap year te lleva a sumarle experiencias de idiomas, estudio o trabajo. En seguida te contamos 5 razones por las que te debes animar a hacer un gap year.

Antídoto contra la rutina

Si la idea de hacer lo mismo todos los días te aterra, un gap year es la oportunidad perfecta para dejar atrás la cotidianidad y abrirle la puerta a lo extraordinario. Además, se ha demostrado que quienes se toman este tiempo, regresan a sus actividades con mayor motivación, pues están enfocados en hacer lo que los hace felices.

Tendrás increíbles historias para contar

Al tener la oportunidad de viajar por maravillosos paisajes, interactuar con personas fuera de tu mundo y vivir experiencias como excursiones, fiestas o eventos, tu memoria se llenará de inspiradoras historias que contarás al regresar a casa y que darán testimonio del cambio que viviste. Incluso, en días grises, recordarás los inolvidables momentos que viviste en tu gap year y tendrás la gasolina para continuar.

Conocerás de primera mano la diversidad del mundo

Los viajes son la puerta del mundo. Al salir de tu país verás nuevos modos de vida, descubrirás tradiciones y conocerás diferentes formas de entender el mundo. Esto, además de ser una experiencia genial por sí misma, te dará una conciencia global que te hará ser más empático con los demás.

Aprenderás o mejorarás algún idioma

Sumergirse en la cultura es también nadar por el mar de los idiomas. Vivir 24/7 en un país con un idioma diferente al tuyo inevitablemente te llevará a aprenderlo. ¿El inglés o el francés siempre te han sido esquivos? Al viajar a los lugares donde lo hablan, por ejemplo Canadá, sin duda alguna te ayudará a interiorizarlo naturalmente.

Te encontrarás a ti mismo

Al estar lejos de casa, verás cómo nace en ti una fuerza que quizás no sabías que tenías. ¡De repente tus debilidades se fortalecen! Resulta que ya no eres tan tímido, tan desorganizado o tan perezoso como creías.

Viajar por todo un año te cambia, te llena de confianza y autoestima, te enseña a resolver problemas y a ser dueño de tus emociones. Además, te hace ser consciente de lo que eres, lo que quieres y lo que te gustaría ser de ahora en adelante.

A continuación te dejamos algunas opciones de nuestras experiencias de un año para que te vayas a Australia con un propósito además de estudiar inglés. ¡Da click y entérate de más!

Cuándo hacer un Gap Year

Cuándo hacer un Gap Year

Una de las preguntas más frecuentes que se hacen los aventureros es: ¿cuál es el momento ideal para tomarme un gap year? En primer lugar, te podemos decir que lo que normalmente ocurre es que los estudiantes recién graduados de la secundaria o de la universidad son los que más se animan a vivir esta experiencia transformadora.

Sin embargo, cada vez es más común (y a veces necesario) que empresarios, trabajadores y adultos de cualquier edad se tomen un tiempo de sus vidas para reevaluar todo y analizar si están viviendo la vida que de jóvenes soñaron. Por tanto, la respuesta más sensata es que eres TÚ mismo quien determina cuál es el momento ideal para hacer tu gap year.

Por ejemplo, si acabas de finalizar tus estudios en la escuela y no sabes qué carrera elegir, viaja y expande tu horizonte. Igual, si acabas de terminar la universidad y quieres mejorar tus posibilidades de empleo, tomarse un gap year te dará una visión global y te brindará las competencias sociales y culturales necesarias para adaptarte al mercado laboral moderno.

O incluso, si estás infeliz en tu trabajo actual, puedes reinventarte mientras estás en otro país. Con todo esto, un gap year es la oportunidad perfecta para evaluar tu vida, definirte nuevos propósitos y volver a conectar con el sentido de tu existencia.

Objetivos de tu Gap Year

Objetivos para tu Gap Year

Hacer un gap year significa invertir un año de tu vida en un propósito de interés. De nada sirve tomarse un año libre y pasarlo en el sofá de casa viendo televisión y perdiendo el tiempo. Así pues, para darle todo el significado que merece nuestro gap year, tenemos que establecer los objetivos que queremos alcanzar. Sabemos que a veces no es fácil definir esas metas, así que te vamos a dar algunos ejemplos a continuación.

Viajar

Viajar es un concepto casi inherente al gap year. La gran mayoría de las personas que deciden tomarse un año sabático lo hacen fuera de sus países. De hecho, esta es la mejor forma de desconectar y romper realmente con la monotonía de nuestras vidas, trabajos y relaciones. Por lo tanto ten en cuenta que si decides hacer un Gap Year, vivir en otro país casi será un requerimiento.

Cambiar el rumbo profesional

Muchas personas llegan a un momento de sus vidas en el que se dan cuenta de que su trabajo no les llena y no se sienten felices con él. Un gap year es un excelente momento para reinventarse profesionalmente o incluso para volver a encontrar la pasión por los estudios que realizaste. Estudiar en el extranjero es cada vez más fácil, sólo necesitas encontrar los estudios que quieres realizar.

Mejorar un idioma

La frustración de no hablar correctamente el inglés (o cualquier otro idioma) puede llegar a ser muy importante como vimos en la experiencia personal de Ana. Y sabemos que la mejor forma de aprender es viviendo en un país en el que se hable ese idioma. Por ello, un gap year puede ser muy útil para ese propósito. Imagínate estudiar y trabajar en Australia durante un año; ¿hasta dónde podrías llevar tu nivel?

Desconectar de tu rutina

En ocasiones, tras una ruptura, una mala experiencia con una amistad o simplemente por monotonía, sentimos la necesidad de desconectar. Pero es difícil desconectar cuando sigues haciendo lo mismo de siempre, en el lugar de siempre. Un gap year te permite precisamente acabar con ello. Irte a kilómetros de distancia de tu hogar, crecer como persona y volver con una perspectiva más adulta.

Hacer amigos

Pocos placeres hay en la vida que superen al placer de hacer nuevos amigos y qué mejor que hacer amigos en el extranjero. Junto a ellos podrás vivir aventuras en un lugar desconocido, por lo que la experiencia es más intensa todavía. Además, al hacer amigos de otros lugares y países también tendrás la oportunidad de seguir viajando para visitarlos ¿les has preguntado ya cuantas camas tienen en sus casas?

Además de estos objetivos puede haber muchos otros, algunos muy propios y específicos. Es cosa tuya que medites la decisión y te plantees cuáles son tus propios objetivos para vivir esta experiencia. Escríbelos en un papel, visualízalos y enfoca tus energías para alcanzarlos.

Claves para aprovechar tu Gap Year de verdad

Gap Year | Claves para aprovecharlo de verdad

Planifica tu viaje y profundiza en el por qué

Mucha gente esquiva esta parte, aunque creemos firmemente que es una de las partes más importantes. Ir a la aventura está muy bien, pero estamos hablando de un año no de dos o tres meses. Por tanto, debes hacer lo posible para que esos 12 meses sean del máximo provecho y beneficio propio.

Por ese motivo te aconsejamos no sólo que lo planifiques mínimamente, sino que reflexiones acerca del por qué y de lo que quieres conseguir llevándolo a cabo. ¿Diversión? ¿Saciar tu curiosidad? ¿O algo más profundo? Sea lo que sea, tenlo en mente, sólo tú, y a partir de aquí empieza tu camino.

Aprende un idioma o perfecciónalo

Una genial manera de aprovechar a tope tu gap year es aprender de una vez por todas ese idioma que tienes tantas ganas de aprender o que siempre se te ha atragantado. Aunque en la mayoría de ocasiones suele ser el inglés, no tiene por qué serlo. Pueden ser idiomas como el francés, el alemán, o incluso el chino. ¡Cada persona es un mundo!

Si tu caso, sin embargo, es que quieres perfeccionar ese idioma que llevas años aprendiendo pero que nunca has podido certificarte o probar tu dominio real, ir a un país en el que este idioma sea el vehicular te ayudará a probarte y a perfeccionarlo hasta el nivel que tú escojas.

Te dejamos este link en el cual se dan 10 consejos para aprender cualquier idioma. No te irá mal saber para ir calentando motores.

Prueba algo nuevo

¿Siempre has querido bailar pero nunca te has animado en tu país? ¿O escribir? ¿O pintar? El tiempo por el que discurre ese gap year es un tiempo «vacío» que puedes llenar haciendo las actividades que tú quieras. No tienes obligaciones que se superponen, ni temas urgentes que tratar y que no dejan tiempo para todo lo demás.

Por eso, creemos que es una idea brillante que pruebes esas actividades que te llaman la atención y que en una situación normal, en tu propio país, seguramente nunca probarías. Surf, montañismo, arte dramático, hípica… Tienes 12 meses, exprímelos al máximo porque no volverán.

Investiga salidas laborales

Un problema que acecha a muchísima gente hoy en día es que no se sienten realizados en sus trabajos. Por una cuestión u otra han acabado realizando un trabajo del que están cansados o sencillamente no les satisface.

Puedes utilizar tu gap year precisamente para dar un vuelco a esa situación e intentar investigar qué es lo que te motiva, dónde o en qué te ves 40 años trabajando, algo que te proporcione bienestar y que logre que te vayas satisfecho a dormir todas las noches.

No es tarea fácil, pero con un gap year por delante la dificultad baja un poco de nivel, ni que sólo sea por el tiempo que tenemos por delante y por la tranquilidad que podemos respirar, sin horarios fijos ni obligaciones que cumplir.

Hazte amigos de otros países y culturas

Una de las cosas más mágicas que ocurre cuando sales de tu país para vivir temporalmente en otro distinto es que, en ese país, hay gente viviendo de distintas nacionalidades a la tuya y de ese país. La multiculturalidad es algo que a muchas personas llama increíblemente la atención, y si es tu caso es algo que debes aprovechar como sea.

Si nos paramos a pensar, parece increíble lo distintos que podemos ser dos seres humanos por el simple hecho de haber nacido en un país u otro. No sólo las costumbres del lugar, sino la manera de hablar, de expresarnos, de tratarnos los unos con los otros… Es espectacular.

Abre la mente, enfréntate a tus miedos

Igual que ocurre con el primer punto, todo lo que sea conocernos a nosotros mismos y hacer ejercicios de introspección solemos llevarlo bastante mal. Pero a veces es algo que simplemente debe hacerse, por nuestro bien.

¿De qué sirve viajar 10.000 km si tus ideas siguen siendo retrógradas o herméticas? ¿Has probado lo alucinante que puede ser abrir la mente para tratar de entender maneras de vivir que distan tanto de la tuya propia?

Si tienes miedo a vivir solo, inténtalo. Si tienes miedo al agua, ve a un país costero en que las actividades acuáticas sean un reclamo. Acércate a tus miedos y cuando estés preparado abórdalos de frente. ¿Qué momento mejor que en el mejor momento de tu vida, en medio de un gap year?

Ponte a trabajar, aunque no sea de lo tuyo

Mucha gente es algo reticente a trabajar en algún oficio que no sea el suyo, especialmente las personas que realizan el gap year algo más tarde, habiendo estudiado ya su carrera o lo que escogieran. Este podría ser un ejemplo de mente cerrada, porque ¿por qué no probarlo?

No es algo que vayas a hacer para toda la vida, y por supuesto estamos hablando de empleos totalmente dignos. Lo peor que puede pasarte es que lo hagas tan mal que te echen en tu primer día, y si es así, ¿qué te importa si sólo estabas probando? Te llevas la experiencia, y depende de tu humor, hasta unas risas cuando lo cuentes a tus amigos y familiares.

Trabajar, además, te dará una experiencia profesional en el extranjero, conocerás a mucha gente y quizás aprendas también las formas que se utilizan de cara al cliente, si es que el empleo es de cara al público.

Aprovecha para viajar

Esto no puede faltar en tu lista de «to do» para hacer en tu gap year. Por poco dinero que consigas o que tengas ahorrado, intenta guardar una pequeña suma para hacer al menos un viaje a algún sitio que tengas curiosidad conocer. Da igual si sólo son 2 o 3 días, da igual si lo haces solo o acompañado, pero hazlo.

Viajar con un grupo de amigos suele ser una experiencia súper divertida de la que se aprende mucho. Si lo haces solo, también es una experiencia genial que te ayudará a conocerte mejor y te dará una seguridad en ti mismo brutal.

Mejores países para vivir un Gap Year

Gap Year en Australia

Año sabático en Australia

Playas paradisiacas, ciudades multiculturales, parques naturales increíbles y una fauna única en el mundo. Estos son algunos de los ingredientes que hacen de Australia un país tan atractivo para tantos turistas, pero es que además tiene una gran ventaja sobre muchos otros destinos: con el visado de estudiante y con la work and holiday visa, se puede estudiar y trabajar de forma legal en el país. Esto lo hace un destino idóneo para vivir una experiencia gap year.

Muchos jóvenes deciden visitar este país para una larga temporada; aprovechan para estudiar allí, mientras trabajan para pagar sus gastos y viajar. Una buena configuración para un gap year en Australia es comenzar con un curso de inglés para reforzar el idioma y continuar con un curso vocacional de un área que te motive.

Con el curso de inglés adquieres la fluidez que necesitas para encontrar trabajos más cualificados y con el curso vocacional podrás seguir estudiando el tema que te interese. A continuación te compartimos algunas de nuestras experiencias gap year en Australia.

Gap Year en Nueva Zelanda

Año sabático en Nueva Zelanda

Que eligieran Nueva Zelanda para grabar la saga de El Señor de los Anillos, Narnia o King Kong, entre otras muchas películas, no es casualidad. Es un país que respira magia en sus increíbles paisajes y es además toda una experiencia para los amantes de los deportes de aventura: puenting, rafting, descenso de cañones etc…

Se dice que en Nueva Zelanda hay más ovejas que personas y es que es verdad que resulta un país muy tranquilo donde disfrutar de la naturaleza. Descubre en el artículo «Qué ver en Nueva Zelanda | Lugares imprescindibles» todo lo que tiene este país para ofrecerte.

Además, al igual que ocurre en Australia, en Nueva Zelanda se puede estudiar y trabajar para costear los gastos de la experiencia. Es decir, puedes trabajar allí para pagar tu Gap Year. Las experiencias que puedes elegir para vivir en Nueva Zelanda son muy variadas, te compartimos las más habituales.

Gap Year en Canadá

Año sabático en Canada

La tercera de nuestras recomendaciones es Canadá. El país norteamericano repleto de montañas, lagos y bosques es una auténtica maravilla natural que atrae a personas de todo el mundo. Su alta calidad de vida y las facilidades que ofrece para los jóvenes que desean estudiar y trabajar en el país, lo convierten en un destino muy acogedor.

Si te gustan los deportes de montaña es el país que estás buscando, te impresionarán todos los fascinantes lugares que ver en Canadá. Al igual que ocurre con Australia y Nueva Zelanda, en Canadá también podrás trabajar, con una única diferencia: los cursos intensivos de inglés no te permiten trabajar, sólo los cursos vocacionales Co-Op; pero en esta lista que preparamos para ti, podrás encontrar ambas opciones y decidir cuál te conviene más.

Realizar un gap year es una idea espectacular en muchos sentidos, y los mejores consejos que podemos darte son estos. Disfruta, pero con la cabeza en su sitio. Aprovecha tu tiempo y exprímelo, no desperdicies un minuto porque es un minuto que jamás volverá. Esperamos que este post te haya servido de motivación y te haya cargado las pilas si estabas en ese momento de duda e indecisión.